Cómo utilizar el suavizante para ropa Mimosín

Si un detergente limpia, un suavizante da un paso más dejando la ropa perfumada y con una agradable sensación de frescor, durante más tiempo. Si quieres que tus toallas estén más suaves y tu ropa tenga un agradable olor a fresco, el suavizante Mimosín es lo que buscas. 

¿Cómo actúa un suavizante?

Los suavizantes para la ropa evitan que las prendas se desgasten demasiado rápido. Las fibras de los tejidos especialmente suaves, como la lana, pueden enredarse o hacer bolitas con el tiempo: el suavizante para la ropa acondiciona suavemente cada fibra, manteniendo su elasticidad natural, lo que hace que las prendas se vean nuevas durante el mayor tiempo posible.

Además, utilizar suavizante para la ropa Mimosín deja las prendas más suaves, más ligeras y hace que sean más fáciles de llevar. Mimosín también contiene una fórmula especial para ofrecer una gama de agradables perfumes duraderos que deleitan los sentidos y dejan tus prendas frescas y perfumadas. 

Añadir suavizante para la ropa a tu colada es muy fácil: sigue nuestra guía paso a paso. 

  1.  Comprueba siempre el reverso de la botella para asegurarte de que el suavizante sea apto para los tejidos que quieres lavar.
  2.  Las botellas de Mimosín incluyen un pequeño tapón dosificador. Vierte el suavizante para la ropa en el tapón siguiendo las instrucciones de la botella. Vierte Mimosín en el cajetín correspondiente (normalmente viene señalizado con el símbolo de una flor, pero comprueba el manual tu lavadora ya que podría variar en función de la marca), elige un programa de lavado y deja que tu lavadora se ocupe del resto. El suavizante para la ropa se añade en el ciclo final para dar suavidad y la fragancia a tu colada.
  3.   Una vez lavada la ropa, asegúrate de que se seque completamente. Tender la ropa y dejar que se seque al aire contribuye a optimizar el frescor duradero de los suavizantes Mimosín.
Washing clothes together
Drying clothes on a line

Qué evitar cuando utilizas suavizante para ropa 

     
  1.  El suavizante no debe nunca entrar en contacto directo con la ropa. Al no estar aún diluido en agua (como ocurre durante el proceso de lavado), podría dejar marcas y manchar tu ropa.
  2. Guardar el suavizante para la ropa de forma inadecuada puede hacer que espese. Conserva el suavizante en buen estado guardándolo a temperatura ambiente y alejado de la luz directa del sol.
  3. Utiliza siempre el tapón dosificador que encontrarás en todas las botellas de suavizantes Mimosín. Mezclar Mimosín con tu detergente puede hacer que el suavizante se espese.

En definitiva, un suavizante es para la ropa como un acondicionador para el cabello. Suaviza, refresca y protege los tejidos para que tus prendas huelan a limpio durante más tiempo. Pruébalo en tu próxima colada.  

TOP