Cómo conseguir unas toallas suaves y esponjosas

Uno de los grandes placeres al salir de la ducha o la bañera es envolvernos en una suave y esponjosa toalla. Incluso en tus días más movidos, un momento así puede hacerte sentir una felicidad absoluta.

Sin embargo, lavado tras lavado, las toallas pierden su suavidad y volverse ásperas y secas, lo que te lleva a preguntarte: ¿Cómo puedo conseguir que recuperen la suavidad? 

Keep towels soft and fluffy

Consigue unas toallas suaves en 4 simples pasos


Sigue nuestros consejos para conseguir unas toallas suaves.

  1. Asegúrate de utilizar la dosis de detergente adecuada a la carga de tu colada: una cantidad excesiva no aporta mayor suavidad
  2. El jabón y otros productos para el baño pueden quedar impregnados en las toallas, por lo que lavarlas con agua caliente ayuda a desincrustar y eliminar cualquier residuo. Piensa en el medio ambiente y procura lavar a temperaturas más bajas.
  3. Utiliza la secadora a temperatura baja para secar las toallas. Si lo haces a temperatura elevada tus toallas quedarán como "cocidas", con una consistencia más dura.
  4. Para conseguir mejores resultados, alterna un lavado de toallas sin suavizante con otro con tu suavizante Mimosín favorito (los suavizantes pueden reducir la capacidad de absorción de las toallas, con lo que contribuirás a mantenerlas suaves y absorbentes). Los suavizantes para la ropa hacen que las fibras de las toallas queden más lisas, dejándolas más suaves al tacto. También protege las toallas del desgaste manteniéndolas suaves durante más tiempo. 

¿Hay algo mejor que una toalla suave y esponjosa? ¡Sí! Una toalla que además huela bien. Y es que cuando hablamos de toallas con olor a fresco, Mimosín te da la solución con su amplia gama de fragancias. Utiliza suavizante para ayudar a mantener las toallas en excelente estado y conservar el frescor durante más tiempo.

 

También podría gustarte

TOP